Son la guarnición favorita de multitudes. Con las materias primas y las técnicas adecuadas resultan más crocantes.

Todos los 20 de agosto se conmemora en el mundo el Día de la Papa FritaLas causas y el origen de esta celebración no están claros, aunque siempre es bueno recordar el día como una excusa ideal para comerlas.

Uno de los antecedentes de las papas fritas como se las conoce hoy, en forma de bastones, se remonta a Bélgica y a Francia. Aunque en realidad se trata de una pelea histórica que aún no termina de cerrarse. Mientras los franceses se adjudican con orgullo la invención del plato, los belgas también reclaman su autoría.

A fines del siglo XVIII sobre el Pont Neuf, en pleno corazón de París, se instalaron los vendedores de papas fritas que las elaboraban a la vista de sus clientes dentro de braseros y sartenes.​

En Bélgica, en cambio, las cocinan en dos etapas: en aceite y con grasa. Mientras que los franceses utilizan para su cocción sólo aceite. Luego queda sólo pensar en el aderezo: ketchup, mostaza, mayonesa o provenzal. Las opciones son variadas y las hay para todos los gustos.

Leave a Comment